Centro de Arte Moderno y Contemporáneo Daniel Vázquez Díaz de Nerva

Mario Marín.  "Mundo Club"

MARIO

MARÍN


MUNDO CLUB

BECAS Daniel Vázquez Díaz.

 

REFERENCIAS 

Para disfrutar del arte como espectador hay que encontrar algo en él que nos despierte esa experiencia estética, que nos haga sentir, emocionarnos. Este algo suele apoyarse en algo reconocible, en aquello que es capaz de recordarnos lo nuestro. Si hay comunicación en el arte contemporáneo tendremos que sostenerla ahí. Que es donde Proust nos dijo que estaba. En la relación entre cosas, entre sentimientos y cosas. Todo esto rematado con una interpretación inteligente de lo sentido. 

Sin embargo, otra parte importante del arte es la sorpresa. No comprender exactamente, no leer de corrido. No aburrirse con lo obvio, lo ya sabido. Experimentar, encontrar. 

Cuando nos enamoramos, esperamos de esa persona complicidad, pero también aventura: novedad que nos arrastre. 

Esto es lo que podemos encontrar en la obra de Mario Marín, referencias a lo reconocible, a lo ya sentido (con la multitud de experiencias que esto puede suponer para cada uno). Pero sin detenerse ahí, buscando algo más. También lo no sentido, lo no relacionado (o no así). En un guiño inteligente que quiere compincharse con el espectador. Que nos hace pensar sobre lo que sentimos, que no se conforma con dejarnos descansar en la agradable y pasiva contemplación de lo simplemente bello. 

Conociéndolo, he podido comprobar cómo se ilusiona con sus ideas; cómo disfruta, condición indispensable para hacer algo bien, preparándolas y plasmándolas en su taller. Después nos toca a los demás: relacionar, sentir, pensar. 

Daniel Estepa

Filósofo.

"Corpiño" 84x84 cm. Fotografía B/N y acrílico.

Todo parece un exorcismo destinado a hacer afluir nuestros demonios

A. Artaud

 

 

 

Me gusta oír la radio, porque las malas canciones dicen la verdad

E. Truffaut

 

 

 

Todo cumplimiento es carnal. 

Pepe Espaliú

 

 

POSTALES DESDE EL PARAÍSO

Como en el teatro del bunraku japonés, las muñecas femeninas sólo consisten en una cabeza y unas manos. Un vestido de cola cubría el tronco y las piernas. Bastaba con que quienes animaban introdujeran sus manos dentro para producir la ilusión de movimiento. Las piezas de troncos masculinos o femeninos, con sus fondos estampados, recuerdan a esto. Tampoco podían faltar los objetos y adornos personales utilizados por los chamanes en los rituales del amor y de la seducción, tan abundantes en las civilizaciones antiguas. ¿Hablamos quizás de una vida más placentera? ¿Esto es objeto de algún pudor o vergüenza para el que lo disfruta? La estática de Mario Marín se revuelve en las realidades más crudas, con sus riesgos y sus goces. 

La belleza de una armadura, un blindaje o de unas máscaras nos conduce a la problemática de la ausencia, del aislamiento. Son disfraces sexuales, son formas realizadas para el cuerpo, que las oculta y con las que se obtiene placer. Muestra la idea de presentarse y negarse simultáneamente uno mismo, una especie de auto‑exposición. 

Hay una canción de Tom Waits que dice "es demasiado temprano para el circo, es demasiado tarde para los bares...". En las imágenes vemos la desnudez y el desasosiego de estas palabras, pensamientos de "spot", los paisajes nubosos, con o sin "clubes" de carretera son relatos de historias que se suceden, se superponen o fragmentan. Contienen emociones íntimas y delicadas como si fueran raras postales turísticas. Vemos la realidad del "paraíso", sus restos más ásperos. Está bien.

MP&MP Rosado


"For sale" 89.5 x 130 cm. Fotografía color sobre tela y acrílico.


 

ORGANIZA:

COLABORA:

Diputación de Huelva.

Junta de Andalucía.          Fundación Vázquez Díaz.

Volver a la programación artística  Volver a la Programación       Volver al Menú Principal  Volver al Menú