Incentivos Fiscales

A LA PARTICIPACIÓN PRIVADA

EN ACTIVIDADES DE INTERÉS GENERAL 

            Régimen Tributario de las aportaciones efectuadas a fundaciones 

            Las aportaciones efectuadas por personas jurídicas serán en concepto de donativos en los siguientes casos: 

a)     Las donaciones   puras   y   simples de bienes que formen parte del patrimonio histórico español. 

b)     Las donaciones   puras  y  simples de bienes que deban formar parte del activo material de la entidad donataria. 

c)  Las  cantidades  donadas  para  la  realización de las actividades que la entidad donataria efectúe en  cumplimiento  de  los  fines fundacionales, o  para  la conservación,  reparación  y  restauración de  los bienes que  formen parte del Patrimonio  Histórico.   (Existe   un   régimen   especial   tributario   para   las fundaciones culturales que formen parte del Patrimonio Histórico español, o del Patrimonio Histórico de la Comunidad Autónoma de que se trate).   

La deducción de las letras  b) y c)  no podrá exceder del 10% de la base imponible

Previa a esta deducción del donante correspondiente al ejercicio económico en que se realiza la donación. En el caso de tratarse de los bienes de la letra a) la deducción no podrá exceder del 30% de dicha base. Alternativamente, la entidad podrá acogerse a los límites del 1 por 100 y del 3 por 100 de su volumen de ventas respectivamente sin que en ningún caso, la aplicación de estos porcentajes pueda determinar una base imponible negativa. 

            A efecto de lo dispuesto en el apartado a), la valoración de los bienes donados se efectuará por la Junta de Calificación tanto si las obras de arte forman o no parte del Patrimonio Histórico Español.

 

            Colaboración empresarial 

            Las fundaciones, a cambio de una ayuda económica para la realización de sus actividades se podrán comprometer por escrito a través del llamado Convenio de colaboración en actividades de interés general, por medio del cual se verán obligadas a difundir la participación del colaborador en dicha actividad, sin que dicho compromiso pueda consistir en la entrega de porcentajes de beneficios. Las cantidades así satisfechas tendrán la consideración de gasto deducible en la empresa colaboradora con el límite del 5% de la base imponible o del 0.5 por mil del volumen de ventas, sin que la aplicación de este último porcentaje pueda determinar una base imponible negativa. 

            En el caso de empresarios y profesionales el cómputo del límite del 5% se efectuará sobre la porción de base imponible correspondiente a los rendimientos netos derivados de la respectiva actividad empresarial o profesional ejercida. 

            A efectos de la determinación de la base imponible sobre el impuesto sobre sociedades y en el caso de empresarios y profesionales en régimen de estimación directa en el IRPF, tendrán  la consideración de partida deducible las cantidades empleadas en la realización de actividades u organización de acontecimientos públicos que cumplan con el fin social con un límite del 5% de la base imponible o bien a elección del sujeto pasivo del impuesto, del 0.5 por mil de su volumen de ventas, sin que la aplicación de este último porcentaje pueda determinar una base imponible negativa.